Pedagogía

¿Y ahora cómo nos organizamos? Planificando los encuentros sincrónicos en la virtualidad

Autoras: Esp. María Belén Santillán Arias, Prof. Anahí Carbó, Prof. Carla Menicuchi

En este contexto de virtualización de las prácticas de enseñanza, los encuentros sincrónicos entre docentes y alumnos se llevan a cabo a través de una diversidad de plataformas. En el caso de la Universidad Blas Pascal, esta tarea se realiza a través de la plataforma propia miUBP y se complementa con la utilización de Teams (Office 365). A raíz de ello, elaboramos una serie de recomendaciones para potenciar los encuentros sincrónicos, entendiendo que estas instancias cobran especial importancia en estos momentos y que requieren una cierta organización. Consideramos que este aporte puede ser útil para ser utilizado en cualquiera de las otras plataformas que existen actualmente. La intención es brindar algunas sugerencias que ayuden a seleccionar y adaptar los contenidos a la virtualidad.

En este sentido, creemos importante realizar la planificación de clases y encuentros sincrónicos, el diseño de actividades y la elaboración y/o adaptación de materiales.

 

Un posible recorrido

Como primera recomendación consideramos muy importante anunciar con anticipación las fechas de los encuentros sincrónicos según los momentos del cursado. Para ello, se puede utilizar un calendario o cronograma de modo tal que los alumnos puedan organizarse para participar en función de sus posibilidades.

A la hora de encontrarnos en la virtualidad, les proponemos estructurar el encuentro con un inicio, desarrollo y cierre para ayudar a los estudiantes a orientarse en el transcurso de la materia. En el siguiente apartado, ampliaremos este eje con algunas recomendaciones puntuales.

Vinculado a ello, es clave tener en cuenta la variable tiempo. Es decir, en función de la planificación armada, estructurar el encuentro en momentos y moderar la comunicación que propicie la participación de los estudiantes.

Por último, recomendamos la grabación del encuentro como estrategia para que los estudiantes puedan visualizar la clase las veces que lo necesiten.

Para profundizar en las particularidades de un encuentro sincrónico, invitamos a leer el siguiente artículo “El desafío de los encuentros virtuales en vivo”, publicado en Misceláneas Educativas: https://pedagogia.ubp.edu.ar/2020/06/17/el-desafio-de-los-encuentros-virtuales-en-vivo/

 

Metodologías prioritarias para los encuentros sincrónicos en la virtualidad 

En cuanto a las metodologías posibles, sugerimos diferentes alternativas al momento de planificar su encuentro sincrónico con los estudiantes. De este modo, se potencia el intercambio, la participación y la construcción colaborativa del conocimiento.

A continuación, presentamos un cuadro con algunas alternativas metodológicas y más adelante desarrollaremos algunas precisiones de cada una de ellas.

Tipología
Descripción
Clase expositiva
Presentación y desarrollo de los contenidos estipulados por parte del docente.
Trabajo por proyectos
Trabajo grupal y colaborativo entre los alumnos en función de un proyecto presentado por el docente.
Trabajo con situaciones  problemáticas
Presentación de una situación problemática para construir alternativas de resolución y posterior instancia de intercambio oral.
Estudio de casos
Presentación de un caso para analizar su desarrollo y resolución a partir de la teoría planteada.
Espacio de discusión y debate
Puede estar sostenido a través de diversos recursos didácticos (noticia, caso problemático, imagen, etc.) a partir del cual se genere un debate oral con moderación del profesor.
Trabajo con material de estudio
Trabajo sostenido con pistas de lectura o guías de estudio del material, complementado con la exposición docente.
Trabajo de demostración
Mostrar un software o un procedimiento describiendo sus partes y su funcionamiento en el contexto de uso de esa carrera.
Otros
Gamificación, Transmedia, Canvas, etc.

 

Clase expositiva

Supone comenzar el encuentro retomando lecturas, actividades o dudas previas que los estudiantes traen al momento del encuentro sincrónico. Se puede invertir la lógica tradicional de comenzar con una exposición por parte del docente, y, en cambio, se inicia con los aportes que traen los estudiantes.

Recomendación: organizar espacios de intercambio como foros, muros o chat para que los alumnos expresen las inquietudes y retomarlas para organizar el encuentro sincrónico.

Para tener en cuenta: es importante planificar este encuentro y las consignas para que los estudiantes se habiliten a participar y expresar sus opiniones.

 

Trabajo por proyectos

Implica seleccionar y presentar un proyecto por parte del docente para trabajar con los estudiantes. Este proyecto se irá construyendo en etapas o partes según la planificación del docente. Cada una de las partes requiere el estudio de ciertos contenidos y la realización de distintas actividades referidas al proyecto.

Recomendación: seleccionar proyectos que sean pertinentes a la asignatura, que sean conocidos por los estudiantes e implique un involucramiento de sus decisiones.

Para tener en cuenta: el proyecto seleccionado debe ser acotado a los tiempos de trabajo que se plantean, los contenidos que retomen y las actividades a realizar por los estudiantes.

 

Trabajo con situaciones problemáticas

Supone presentar una situación problemática para analizar y construir alternativas de resolución. Será el desafío de resolver el problema, lo que motivará a los alumnos a estudiar una posible solución. Se puede combinar con una posterior instancia de intercambio oral, donde los grupos den cuenta del proceso realizado.

Recomendación: elaborar o seleccionar situaciones problemáticas que sean desafiantes, actuales, relevantes, controversiales o disruptivos, a modo de potenciar el interés y el trabajo con ellos.

Para tener en cuenta: se debe acompañar la situación problemática con consignas claras sobre aquello que se espera que realicen los estudiantes. Por ejemplo, resolver la situación, tomar posición, argumentar un rol, construir una alternativa, entre otros.

 

Estudio de casos

Supone presentar un caso para ser analizado desde la teoría previamente estudiada. Se puede combinar con una posterior instancia de intercambio oral, donde los grupos den cuenta del proceso realizado.

Recomendación: seleccionar casos que sean actuales, relevantes, controversiales o disruptivos, a modo de potenciar el interés y el trabajo con ellos.

Para tener en cuenta: se debe acompañar el caso con consignas claras sobre aquello que se espera que realicen los estudiantes. Por ejemplo, analizar la solución, tomar posición, construir una alternativa, entre otros.

 

Espacio de discusión y debate

Implica dar inicio a la clase poniendo a consideración el debate de algún tópico interesante, de un caso o situación controversial, entre otros. De esta manera, en lugar de presentar la teoría desde los autores, se invita a los estudiantes a expresar argumentos e intercambiar opiniones para el trabajo sobre el tópico seleccionado.

Recomendación: usar un video corto que enuncie el eje a debatir, una imagen que sea disparadora, una noticia de un diario, entre otros.

Para tener en cuenta: este tipo de clase requiere que previamente se haya desarrollado el estudio de las teorías para poder usarlas en la fundamentación y que no sea desde el sentido común.

 

Trabajo con material de estudio

Supone la elaboración de guías de estudio o material de cátedra que orienta y acompaña el estudio de los contenidos y de la bibliografía.

Recomendación: presentar un texto con pistas, recomendaciones o sugerencias que permitan apropiarse de forma clara y precisa de temas importantes y que resultan complejos.

Para tener en cuenta: este material se puede acompañar de recursos gráficos, sonoros, audiovisuales o multimediales que enriquezcan el texto escrito.

 

Trabajo de demostración

Implica encontrarse virtualmente para presentar un software y/o procedimiento para realizar una demostración del mismo. Esta alternativa puede ser muy interesante para aquellas asignaturas que incluyen en sus contenidos el manejo de softwares específicos.

Recomendación: planificar previamente este encuentro, acercando a los estudiantes una consigna clara y precisa de aquello que deben resolver para la fecha específica.

Para tener en cuenta: para que la demostración sea atractiva y dinámica, diferenciar los pedidos a cada grupo, a modo de que presenten soluciones únicas.

 

Otras alternativas

Usted podrá optar también por otras metodologías que considere pertinentes y específicas para su materia, como puede ser la gamificación, Canvas, metodologías ágiles, transmedia, entre otras.

Nos parece importante aclarar que cada una de estas metodologías implica el trabajo con distintas instancias grupales o individuales, y a su vez, el uso de una diversidad de actividades que acompañan el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

 

Multiplicidad de recursos para utilizar

Habiendo escogido la metodología para el encuentro sincrónico, es momento de definir los recursos educativos que incorporaremos. Ellos son cualquier material producido en un contexto educativo determinado, que pueden ser utilizados para organizar la propuesta de enseñanza y acompañar los procesos de aprendizaje de nuestros estudiantes. Es decir, son aquellos objetos de los cuales se sirve el docente para plantear las situaciones de enseñanza en el aula, los que deberían ser acompañados de un conjunto de decisiones didácticas que orienten su uso.

En este particular contexto, la virtualidad brinda grandes oportunidades, como la de explorar una significativa cantidad de recursos digitales, conocer nuevas herramientas y animarnos a incorporarlas en nuestras clases.

En el siguiente artículo titulado “De la pizarra a la pantalla, del encuentro presencial al encuentro virtual” compartimos algunas preguntas orientadoras para la selección de recursos digitales: ¿Cómo comenzamos? La elección de un recurso educativo, ¿Qué experiencias podemos ofrecerles a las y los estudiantes que potencien el aprendizaje a partir de la utilización de recursos educativos?, ¿Podemos replicar un recurso que usaba en la educación presencial? y por último, ¿Cómo trabajamos un nuevo recurso con nuestros estudiantes? ¿Para incluir un nuevo recurso, debemos enseñar su uso a los estudiantes?

Los invitamos a leer el artículo donde además se sugieren una variedad de recursos digitales que pueden ser de utilidad. Disponible en: https://pedagogia.ubp.edu.ar/2020/06/19/de-la-pizarra-a-la-pantalla-del-encuentro-presencial-al-encuentro-virtual/

 

Acerca de las Actividades

Si bien el tema de las actividades es muy amplio y podría ser desarrollado con mayor profundidad, les acercamos algunas consideraciones orientadoras en el contexto del encuentro sincrónico.

Sugerimos generar actividades con resolución para compartir entre todos, aprovechando el espacio de encuentro simultáneo para intercambiar opiniones o las resoluciones elaboradas. El docente no corrige una por una las actividades sino que modera el espacio de intercambio.

En este sentido, podemos pensar a grandes rasgos, en dos tipos de actividades desarrolladas en otro artículo de Misceláneas:

Actividades de autoevaluación, es decir que ya contienen las respuestas o soluciones posibles como información de retorno significativa, para ejercer y desarrollar la capacidad de autogestión y autorregulación de lo aprendido y que permiten a los alumnos reorientar y reajustar el proceso. Este tipo de devoluciones no consisten necesariamente en darles a los alumnos la respuesta completa, sino también en brindarles orientaciones sobre cómo debería haber resuelto la actividad y algunos lineamientos que les sirvan de parámetros para poder autoevaluar el desarrollo de las respuestas elaboradas.

Actividades que requieren corrección por parte de los profesores, aunque sean de entrega optativa, es fundamental realizar una devolución cualitativa en la que se lo aliente al alumno por haber elaborado satisfactoriamente las consignas así como también, en caso contrario, ayudarlo a reconocer aquellas cuestiones que le faltarían para completar o reformular. De esta manera le damos importancia al trabajo realizado por el estudiante y lo reorientamos en su proceso de aprendizaje, a la vez que nos brinda a nosotros información de retorno sobre cómo atraviesa ese proceso. Este tipo de devoluciones crean un vínculo más cercano entre el docente y el alumno y permiten destacar sus aciertos en la singularidad de la respuesta, retomar fragmentos para profundizarlos con nuevas preguntas o invitarlos a repensar otras.

Para profundizar los invitamos a leer el artículo Las actividades de aprendizaje: una oportunidad para repensar la realidad”, disponible en:

https://pedagogia.ubp.edu.ar/2020/06/17/las-actividades-de-aprendizaje-una-oportunidad-para-repensar-la-realidad/

 

A modo de cierre

Sabemos que en este contexto de virtualización de la enseñanza las tareas que cada docente lleva a cabo se vieron modificadas y, muchas veces, se agregaron nuevas. En este sentido, las recomendaciones planteadas tienen como finalidad potenciar el proceso de enseñanza y aprendizaje en la virtualidad y optimizar el trabajo docente en este momento particular. Invitamos entonces a explorar las recomendaciones propuestas y apropiarse de las que les resulten significativas en el contexto de su/s materia/s.

Maria Belen Santillán Arias

Maria Belen Santillán Arias

Anahi Carbó

Anahi Carbó

Carla Menicuchi

Carla Menicuchi

Agregar comentario